Datos - Dermoimagen ::
inicio / Datos

Cada vez más hombres y mujeres -de diferentes edades y por diversos motivos- deciden probar la depilación definitiva. Con el pasar de los años, este tratamiento está convirtiéndose casi en una necesidad más de la estética actual. Desde pre-adolescentes, las chicas ya piden realizarse este tratamiento, al igual que las mujeres y hombres adultos.
La tecnología ha ido avanzando de tal manera que cada vez hay más cantidad de marcas de láseres que ofrecen este sistema de depilación definitiva en todo el mundo. Hoy es más fácil y seguro realizar este tipo de tratamiento, sin embargo es muy importante asesorarse y tomar las precauciones necesarias para evitar cualquier tipo de inconveniente.

Los diferentes métodos

Para entender un poco más de este fenómeno que sigue creciendo y desarrollándose, tenemos que hablar brevemente de las diferencias que existen entre la luz pulsada (IPL) y el láser de diodo para entender el concepto de depilación definitiva.
El láser diodo es la depilación más eficaz a base de luz. Tiene una longitud de onda mayor que otros productos utilizados: ésta se mide en Nanómetros y va desde los 800 a los 810 NM según la marca. Esto le da la ventaja de proporcionar mejores resultados a la gente de piel oscura, puede aplicarse en tipos de piel 1, 2,3 y 4 sin problemas. A diferencia del IPL, que es un tratamiento mucho más lento, y requiere mas sesiones ya que las potencias son mucho mas bajas.
Es muy importante saber y tener la información adecuada de donde se va a realizar la depilación ya que si no es aplicada como se debe puede causar quemaduras, cicatrices, decoloración de la piel, hinchazón y enrojecimiento como efectos secundarios. También se lo ha relacionado con la aparición de urticaria en algunos pacientes. Estos efectos secundarios son más comunes con la luz pulsada.

Otros beneficios de la depilación láser

La depilación láser definitiva no solamente sirve para eliminar el vello, sino que también ayuda a mejorar la textura y la elasticidad de la piel. El láser genera una activación del colágeno y la elastina que brinda mayor suavidad a la piel. También sirve para aclarar zonas ‘manchadas’ -como las axilas o el cavado- que suelen ponerse de un color oscuro. En estos casos, el láser actúa como blanqueador.
Además, es recomendada por los dermatólogos para tratar la foculitis (pelos encarnados). “El 60 % de mujeres sufren por tener vellos encarnados, lo que les provoca granos, infecciones con pus y hasta forúnculos. La depilación láser ayuda a mejorar esta patología, y desde la primera sesión ya se observan resultados sorprendentes. También se puede complementar realizando una exfoliación de la piel durante la ducha. Luego es muy importante hidratar la piel”, explica el doctor Mario Fuks, director de M&D Dermacycle.

Mitos y verdades de la depilación láser definitiva

-La depilación con láser se siente, puede ser indolora pero siempre alguna sensación hay que sentir. En caso contrario, las potencias de trabajo son bajas.
-La depilación con láser no debe doler hasta el llanto. En ese caso, las potencias utilizadas son muy altas para el fototipo de piel.
-El láser no depila definitivamente en un 100% ni para siempre. Esta depilación más que definitiva es permanente, pero mientras estemos vivos algunos vellos seguirán apareciendo esporádicamente.
-El láser se puede aplicar todo el año en pieles bronceadas, siempre y cuando se utilicen los niveles de energía acordes a ese bronceado. Hay que tener mucho cuidado con esto.
-El láser no trae ninguna enfermedad ni ningún tipo de efecto adverso.

Tips para potenciar los resultados de la depilación

-Ir a la sesión bien rasurada con 12 horas de anticipo.
-Tener la piel exfoliada 24 horas antes de la sesión. Se puede hacer una exfoliación en la ducha con un scrub o con alguna crema pulidora.
-Hidratarte la piel todas las noches con alguna crema, al menos una semana antes de la sesión.
-No tomar sol 3 días antes, ni 3 días después para evitar que bajen las potencias de la sesión.
-Conviene marcar la zona con mas vello (antes de rasurar) con un lápiz delineador así el profesional puede dar mas energía en esa zona.
-No utilizar cosméticos autobronceadores.
-No depilar la zona a tratar con sistemas de arranque (cera, pinzas, depiladoras eléctricas) varias semanas antes de la sesión.
-Comunicar al equipo médico si en alguna sesión está tomando algún medicamento diferente, por ejemplo, buscapina, aspirina, etc.
-Rasurarse cuantas veces sea posible durante todo el tratamiento.